• POR EL PROFESOR CRESCENCIANO LUQUIN CORRAL

DESDE LA PLAZA


Es muy difícil para alguien como un servidor que ha participado en el gobierno municipal hacer comentarios sobre el accionar de la presente Administración Municipal en Pátzcuaro, pero creo tener como ciudadano la obligación de comentar algunas cosas que ojala sirvan de algo, quiero ser elemento de aporte partiendo de la crítica constructiva. Alguien no compartirá mis puntos de vista pero, anticipadamente mis respetos. Comento lo siguiente porque es cierto:

El Presidente Báez me pidió apoyo para realizar la reforma de un reglamento, lo hice con gusto pero, además elaboré también un Manual de Procedimientos Administrativos de esa Área sin esperar recibir nada a cambio.

Hoy, las redes sociales que se han convertido en campo apropiado donde campea el anonimato de personas dedicadas sistemáticamente a denostar, criticar, herir o literalmente aniquilar y destruir al contrario, quizá por envidia, venganza o sencillamente por instinto espontaneo o tal vez producto de un resentimiento o frustración. Nosotros, decimos lo que sentimos de frente, con valor civil, aunque esto al final ocasiona variadas reacciones.

Inicio mi colaboración diciendo que me pareció muy interesante el arranque del gobierno municipal, ver la presencia de personajes de la vida política estatal y nacional; gentes del medio empresarial, intelectual y sectores sociales de todos los niveles socioeconómicos que se dieron cita a nuestra majestuosa y señorial plaza mayor a presenciar al advenimiento del nuevo gobierno municipal fue un buen augurio.

Habrá que reconocer el encomiable el esfuerzo por reposicionar a nuestro municipio en el concierto local, nacional e internacional en la promoción turística a través de espectáculos culturales donde los escenarios fueron precisamente los espacios arquitectónicos, los eventos locales han recibido transformaciones que gustan a la gente que nos visita y deja satisfechos a muchos de los que aquí vivimos.

Ocupar las instalaciones del antiguo molino “La Providencia” como un conjunto de unidades administrativas municipales, dejar el antiguo edificio como sede “Emblemática” del Ayuntamiento y el proyecto de instalar allí un Museo Municipal me parece estupendo; si a esto se le añadiera: la salida del Centro Penitenciario, la Dirección de Seguridad, Barandilla y el SEMEFO del primer cuadro de la Ciudad a lugares más funcionales ¡sería excelente!

Pero también, habrá que decirlo, vemos un gobierno municipal con acciones muy nacidas más de la espontaneidad y la ocurrencia que del ingenio con organización; un gobierno autócrata donde solo uno decide y acapara los reflectores, y con el síndrome del indispensable, frecuentemente se ausenta “por temporaditas”, lógicamente queda paralizado todo. Un gobierno sin claridad en cuanto a políticas públicas y opacidad en el manejo de los programas.

A casi cuatro meses y medio la página de acceso a la información, esta “en construcción”; El impacto económico registrado con “la reducción de sueldos a funcionarios” y la “donación” obligada de las quincenas del mes de septiembre no se ha visto reflejado en beneficios hacia algún sector de la población.

Existe una disparidad brutal en cuanto al tabulador de sueldos de los funcionarios, mientras algunos privilegiados gozan de prerrogativas y prebendas, otros se tienen que conformar con sueldos miserables, mucho más bajos que los de varios de sus subordinados, de allí tienen que comprar su ropa para los ceremoniales, el saldo para su teléfono y en muchas ocasiones combustible; en más de una oficina tienen solo una desvencijada computadora y carecen hasta de sillas para atender a la gente.

Se requiere bajarle al gasto del ceremonial glamoroso y suntuario. Urge también una retabulación salarial y una reingeniería administrativa seria con marco legal que límite la opulencia para algunos y se alcance la justa medianía para todos. Nadie se queja pero se palpa un ambiente tenso… a ser exhibido públicamente como ya ha ocurrido con más de alguno; El temor a ser corrido ya que están sometidos a la inquisitorial firma de contrato trimestral a la par con la respectiva renuncia anticipada…. En ese ambiente es muy difícil dar un trato eficiente a la ciudadanía.

Vale la pena decir que vemos un Secretario del Ayuntamiento “opacado”, “apocado”, minimizado por funcionarios de menor rango –como la encargada de Protocolo o los asesores- cuando esta área por su naturaleza, encargada de la política interior, tendría que ser la más cercana al Presidente en el trabajo cotidiano y los actos protocolarios. En lo particular, esperaba mucho, mucho más del Dr. Corona.

Se observa un Oficial Mayor sin oficio político, rehén del personal de su área, lejos de imponer su dinámica de trabajo esta “encapsulado” por empleados sindicalizados, convirtiéndose en el simple funcionario “firmón”, desorden total. Esto se nota hasta en la simple asignación de combustible, no manejan bitácora y se distribuye al libre albedrio de una secretaria y ahora se avienta la puntada de poner a checar entrada y salida a todos los funcionarios….bueno…. Casi todos…

Las compras y mantenimiento vehicular están a cargo de otro empleado sindicalizado, no se sabe si existe un comité de compras, pero por ley debe haber un comité de adquisiciones para compras y licitaciones de obra, los que si es cierto y corre la evidencia de facturas de compras infladas hasta en 300 por ciento.

En los últimos tiempos y particularmente en estos cuatro meses el aspecto de Participación Ciudadana has sido un instrumento muy desdeñado. Ya ofertan tarifas de agua potable pero nadie sabe si fue producto de una consulta, porque no se tiene conocimiento que ya se haya formado la Nueva Junta de gobierno del OOAPAS que es el órgano máximo que las propone; Están en ejecución 12 obras publicas y no se tiene conocimiento de la convocatoria para conformación del COPLADEMUN, órgano de coadyuvancia si de casualidad los hubiera, lo más seguro es que serían “a modo”.

Sería excelente que el gobierno municipal aplicara la LEY DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA, donde la ciudadanía ejercería su derecho de intervenir y participar en las decisiones públicas, en la formulación, ejecución y evaluación de las políticas, programas y ordenamientos jurídicos que regula esta ley: EL REFERENDUM, EL PLEBLISCITO Y LA INICITIVA CIUDADANA regidos por los principios de Democracia Participativa, institucionalidad, libertad, corresponsabilidad, legalidad, imparcialidad etc.

Queda claro que no estamos descubriendo “El Hilo Negro” ni “Inventando El Agua Tibia”, esto está enmarcado en la Ley Orgánica Municipal, Baste revisar todo el Capitulo Único, De la Participación Ciudadana, Asignatura inmediata para los señor@s Regidores, a quien dedicaré mi próxima colaboración.

#patzcuaro

0 vistas
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

© 2020 by iDrXavier