• Laura Yépez

LAS COORDENADAS DE UN GOBIERNO LOCAL DE IZQUIERDA


(Primera de dos partes)

Por Víctor Báez Ceja

La actual condición de la economía del país que amenaza con afectar la recaudación tributaria y, en consecuencia, con impactar a participaciones federales de estados y municipios, así como el caduco régimen de coordinación fiscal que mantiene asfixiadas las capacidades de los gobiernos locales para hacerse llegar de recursos propios, son factores que obligan a que los municipios detonen su capacidad creativa para generar un mayor impacto en la detonación de oportunidades de desarrollo desde lo local.

Esta exigencia es mucho mayor para gobiernos locales emanados desde la izquierda, puesto que su posición ideológica y convicción está vinculada a la protección de los derechos de los grupos más vulnerables; obligación que les lleva a redoblar esfuerzos dadas las limitaciones de instrumentos de política pública a la que los alcaldes tienen acceso en materia de desarrollo social y económico.

Sin embargo, hay algunas aristas que conviene explorar desde el terreno de la innovación de la práctica gubernamental y que podrían ayudar a generar experiencias exitosas de gobiernos locales desde la izquierda. La próxima Asamblea Nacional de Autoridades Locales del PRD que se celebrará los días 9 y 10 de septiembre en Ciudad de México brinda la oportunidad perfecta para organizar y estructurar un debate al menos en cinco ejes de lo que podrían ser las coordenadas de un gobierno local de izquierda:

La primera arista está vinculada al desarrollo de potencialidades productivas por parte de los gobiernos locales emanados de la izquierda. Y es que para estos resulta imperativo tomar como elemento articulador del desarrollo económico la facultad que tienen para ordenar el territorio. El otorgamiento de licencias de los diferentes establecimientos, la regulación del espacio urbano, de la movilidad y las vías de comunicación; deben ser instrumentos que ayuden a potenciar las capacidades históricas de los diferentes territorios, así como a abrir nuevos espacios para la generación de oportunidades de empleo e ingresos para los habitantes.

En este terreno se encuentran todas las innovaciones que en materia de trámites ayudan a simplificar la apertura de empresas y establecimientos, no obstante ver a estos procesos como partes aisladas de la planeación del desarrollo económico del municipio a largo plazo puede conducir al desorden y al caos. El ayuntamiento es la célula básica de la soberanía y debe servir como fundamento para generar desde lo local una visión de las aspiraciones del territorio.

Un eje adicional de los gobiernos municipales de izquierda debe ser el desarrollo del capital humano. En este sentido, los pequeños esfuerzos que han hecho los gobiernos locales en materia de desarrollo social han respondido a exigencias de carácter político más que a esfuerzos sistematizados que tengan respaldo de indicadores y más aún que coadyuven a la generación de capacidades, por encima de la reproducción asistencialista de clientelas políticas. Empero, los programas sociales a nivel municipal no pueden ser abandonados puesto que deben ser un sello distintivo de la izquierda en el gobierno, pero sí deben ser repensados.

La escases de recursos a la que nos enfrentaremos en los próximos años los gobiernos locales nos obligará a que nuestras administraciones tracen políticas públicas en materia de desarrollo social con dos características fundamentales: i) la evaluación de las mismas a través de indicadores que las eficienticen y transparenten; y ii) deben provocar la corresponsabilidad y la creación de capacidades de los beneficiarios para que puedan tener una temporalidad bien definida.

#patzcuaro

11 vistas
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

© 2020 by iDrXavier