top of page
OOAPAS_Pátzcuaro.jpeg
WhatsApp Image 2022-02-01 at 10.47.09 AM.jpeg
  • NTS Noticias

¡La vida, la subsistencia o el destino es morir!

Por Alejandro Valencia


Los ciudadanos de nuestro municipio de Pátzcuaro se encuentra viviendo historias crudas en todos los sectores sociales; los tiempos son incomprensibles y muchos de ellos sin un rumbo que tomar.


He de señalar que desde los grandes negocios más consolidados hasta los más sencillos están siendo golpeados sin tregua alguna, a un año desde la aparición del virus letal ha dejado a su paso muerte de vidas humanas y otras tantas la vida de muchos negocios que han sido su vida, su lucha por verlos crecer, en ellos se entregaron desvelos, coraje y valentía y las agallas que se requieren para verlos crecer.


He encontrado y escuchado voces que están vibrando de sufrimiento y desesperación por que hoy los primeros que son frente de esta guerra de la naturaleza han sido los más pobres; son hasta hoy los que se encuentran en primera fila de batalla, sufriendo de una manera incomprensible y muchos de ellos no comprenden el ¿porque?


Es esta guerra los más fuertes también les toca, porque esta lucha es mundial, aquí también ya hay caídos en este frente. Los más poderosos también son tocados y con bajas importantes dentro de sus tropas, algunos sobrevivirán aunque con duras secuelas que seguramente se llevarán años, e incluso décadas.


Aquí hablamos de nuestras legiones más bárbaras, hasta los más preparados son muerte y aniquilación.


De apellidos nobles y valientes guerreros… artesanos, son el primer batallón cruelmente avasallados, seguidos por los restauranteros y hoteleros; después los abarroteros, las tienditas de la esquina, los que venden verduras, los que prestan servicios, hasta los taxistas, empresarios, medios de comunicación, campesinos, taqueros, comidas económicas hasta aquel que llevaba años trabajando en una fábrica; hoy las cosas no están muy bien, porque hasta los invencibles han tenido que cerrar las cortinas, las fábricas; pero aquí hay algo en común, todos están pintados con lágrimas en sus rostros.


Que dolor más grande; No es para menos, ya que están desolados y desesperados porque están viendo morir padres, hijos, hermanos y los atesorables abuelos, e incluso los hijos adoptados, llamados negocios, changarritos y he aquí el manifiesto de que muchos también han muerto y otros más están en ese camino duro y cruel porque hasta hoy en día pareciera que para ellos no hay cura para estos sus hijos adoptados.


Se habla de la cura (la vacuna) humana y que ya viene, pero muchos nos preguntamos cuanto más tenemos que esperar y los cuestionables es saber ¿también viene con ella una cura para nuestros hijos adoptados?, si es posible que también estén trabajando incansablemente para dar una vacuna para salvarles la vida a nuestros changarritos o acaso eso aquí no importa en absoluto salvarles la vida; porque si algo es seguro, muchos aún con la vacuna puesta, su destino será ver morir a sus hijos adoptivos (negocios), seguro la depresión les dará su mano tierna y caliente para empujarlos a la muerte.


Alejandro valencia huacuja

Artesanos del municipio de Pátzcuaro

120 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page